Regalos


Parece llamar la atención de muchos el hecho de que en ninguna parte de este sitio, ni en el parte que se les hizo llegar se mencione una lista de novios de alguna casa comercial.

Esto no fue accidental.

La cosa es que

  1. Nosotros ya tenemos una casa armada (y llena de estilo).
  2. No nos interesan demasiado los regalos: nos interesa que nos acompañen, punto.
  3. La carencia de lista de novios fomenta que algunos se pongan creativos y disfruten haciendo un regalo que no tiene necesariamente valor (monetario) pero por ser una cosa personal y por cariño, tiene más valor sentimental.

Entonces, si Ud. está desesperado porque no tiene idea qué regalar para cumplir con la obligación social que suele conllevar el ser invitado a un matrimonio, le decimos: relájese. Como podrá notar, no somos gente que tenga un sólido apego a las normas de la etiqueta y la sociedad.

Si, por otro lado, quiere hacer un regalo que sea algo más íntimo, o propio, bienvenido. Agradecemos su esfuerzo y, si quiere discutir con nosotros ese regalo porque no está seguro, ningún problema. Nos haremos los sorprendidos después.

Ahora, si realmente no concibe la posibilidad de asistir y no hacer un regalo, pero no quiere arriesgarse a hacer un regalo que pueda resultar un cacho o simplemente se le agotaron las ideas, no hay ninguna vergüenza en hacer un aporte a la fundación "nuestra casa".

Léase: nuestra casa... o nuestro auto, o nuestra tele de 50".

Para ello, haga un depósito a la cuenta corriente 5534135 del banco Santander, a nombre de Juan Pablo Canepa, R.U.T. 12.114.769-6, enviando una copia del recibo a jpcanepa@gmail.com, para poder mandar un agradecimiento.

Cualquiera sea la alternativa que elija, estaremos agradecidos. Insisto: nos basta que vayan al matrimonio; todo lo demás es accesorio.